Volver a la vida

-Sabes te veo aparecer y en un principio no te conozco, luego te vas acercando y al final te veo ante mí, ha pasado mucho tiempo pero ahora en la corta distancia sé a ciencia cierta que sigues siendo la misma.

Han pasado décadas como si fueran días tú sin mi y yo sin ti y no ha sido por culpa de ninguno de los dos, porque durante ésas décadas yo no he estado en el mundo.

La historia la escriben en una primera instancia los vencedores y a mi ésos vencedores me apartaron de la vida y de ti.

No quiero preguntarte que ha sido de tu vida, no quiero preguntarte si recibiste mis cartas porque tengo miedo a la respuesta incierta.

Cuatro décadas son mucho tiempo, toda una vida la que se apagó para mi entre aquellos muros cuando dejé de recibir tus cartas.

Ahora quería saber de ti, necesitaba verte como para buscar un enlace entre mi vida anterior y la que ahora necesito continuar.

Tenia que empezar por dónde me quedé anclado y dónde me quedé anclado fue en ti.

Ahora sé que tuviste una vida, que te casaste y tuviste hijos, yo tengo sobre mí un paréntesis de cuarenta años en los que mi vida quedó detenida.

Ahora soy libre, y aún guardo ilusiones y tengo ganas de recuperar lo perdido y buscaré por los rincones del pasado y del presente y dedicaré mi vida a la búsqueda del tiempo perdido.

Formas parte de mi pasado y es imposible trasladarte a mi presente.

Pero la vida siempre nos guarda sorpresas cuando somos capaces de no perder la esperanza.