El Regreso

-Nos marchamos creyendo de que el tiempo pasará lentamente, de que disfrutaremos de nuestra ausencia, de que el cambio de escenario nos alegrará la vida y que el cambio de actividad nos proporcionará placer.

Luego vemos de que el tiempo pasa demasiado rápido que los días corren raudos y veloces y cuando venimos a darnos cuenta es el momento de hacer las maletas y volver.

Uno piensa en los muchos que no han tenido vacaciones, la crisis los agobia y apenas si pueden sobrevivir y te das cuenta de que de momento perteneces a la casta de los privilegiados y el regreso se hace mucho más llevadero.

Durante éstos días no he perdido el contacto con mis amigos de internet, con mi pequeño portátil he podido visitar sus blogs y escribir en el mío y éste contacto ha sido reconfortante porque comprobar que repartidos por el mundo hay personas que comparten preocupaciones e inquietudes siempre es gratificante.

Volveré a mi rutina de siempre volveré a mi cotidiana actividad y en ésa actividad ocupan un lugar privilegiado los compañeros de blogs que aunque mantengamos una relación virtual es una relación con mucha fuerza que proporciona buena compañía y está cargada de sinceros afectos.

Un sincero y cálido abrazo a todos los compañeros de blogs.

El Escritor

-En cualquier caso debes saber que los gustos no son iguales para todos que cada uno opinamos de forma diferente y que lo importante es defender tu punto de vista y no separarte de tu camino independientemente de las opiniones de los demás.

Porque no es lo mismo defender una postura o un pensamiento que escribir pensando en lo que les gusta a los demás.

Si lo que quieres es gustar a las mayorías tendrás que olvidarte de tus opiniones y centrarte en lo que vende y así vivirás mejor y con menos problemas.

Pero sentirás que has abandonado tus verdaderos pensamientos y que te has vendido por unas monedas.

De todos modos tienes cualidades para hacer cualquiera de las dos opciones, en una vivirás con menos éxito y venderás menos y tendrás poco dinero.

En la otra venderás mucho, serás muy conocido y te sortearán las televisiones.

Yo no defiendo ni una ni otra postura y dejo en tu mano el camino a elegir en cualquier caso que seas tú quién lo decida.

Relación por Internet

-Creo que no basta con conocernos en la red, necesitamos conocernos en la realidad de la vida en el día a día, necesito saber como eres y hablar contigo de tú a tú.

-Creo que no debemos tener prisa, para mí es totalmente satisfactoria mi relación contigo por internet, vivo un sueño virtual y no quiero estropearlo metiendo la realidad entre tú y yo.

-Pues deberás planteártelo seriamente por qué si no nos conocemos físicamente yo dejaré de conectar contigo, porque podría pensar que no quieres que nos conozcamos por ser mentira todo cuanto me has contado.

-Es complicado, pero si no hay más remedio nos conoceremos, pero debes saber que alguna mentira sí te conté.

-¿Como cual?.

-La de que soy deportista de élite.

-¿Y no lo eres?.

-No puedo hacer deporte.

-¿Por qué?.

-Estoy inválido soy un parapléjico.

-¿No puedes andar?.

-Sólo muevo las manos con las que me comunico contigo.

-¿Por qué me mentiste?.

-Necesitaba soñar otra realidad.

-Pues ésa falsa realidad se acabó.

-¿Me abandonas?.

-Te abandono por mentiroso.

-Y por inválido ¿no?.

-Adiós para siempre.

-Adiós, sabia que pasaría.

-Tú sabes demasiado.

-Ya no soy nada para ti ¿verdad?.

-Durante un tiempo no conectaré.

-Pues entonces adiós.

-Adiós.

Padre

-No me mires así porque sabes que tu opinión influye e mi estado de ánimo con una fuerza muy poderosa y quita mi idea de la cabeza porque no estoy seguro de nada y necesitaría más de tu apoyo.

Siempre te miré como a un dios, eras mi meta a conseguir y te presentaba mis logros para que los aplaudieras y aprobaras y tú los aplaudías.

Eran tiempos felices en los que me sentía un niño arropado y querido.

Pero las épocas buenas tienen su final y llegó la adolescencia con su carga de fracasos y mi mente y espíritu se cerraron y nuestra relación se ocultó a mis ojos y llegó la noche.

Durante ésa noche me cuidaste e hiciste todo cuanto se puede hacer por un hijo y me pusiste en el camino correcto.

Yo he recorrido ése camino y aún continuaré recorriéndolo sabiendo que tú siempre has estado cerca en la distancia.

Sólo escribo éstas letras para que sepas que te quiero padre.

Amor del Bueno

-Recuerdas, también nosotros tuvimos nuestra pasión, era una época en dónde la juventud nos inundaba y el amor físico se adueño  de nuestros cuerpos y nuestros corazones vivían pendientes del momento del encuentro.

Luego fueron pasando los años y ése ardor del principio fue perdiendo sus bríos originales y poco a poco aquel lago de aguas turbulentas se convirtió en un lago manso de aguas tranquilas y cristalinas.

Ahora eres imprescindible para mí, me acostumbré a ti y sin ti la vida no tendría sentido.

Somos amigos de muchos años y casi no necesitamos pedirnos nada porque con un sólo gesto e incluso antes del gesto ya sabemos lo que el otro desea.

¿Es ésto amor o es sólo costumbre?, es verdad que me acostumbré a ti y si me faltaras no sé si podría soportarlo, sin embargo miro todo lo recorrido junto a ti y llego a la conclusión de que si ésto no es amor ¿dónde se esconde el amor?.

Te quiero demasiado pero me cuidaré mucho de decírtelo no vaya a ser que pienses que no sé que lo sabes.

Desengaño

-Es fácil envejecer de espíritu, la vida va minándonos  con sus desengaños y la vista de la realidad nos hace ir abandonando poco a poco nuestros sueños y el mundo poco a poco es más feo y menos habitable.

-Querido amigo todo es según el color del cristal con el que se mire, fíjate más bien en las cosas positivas y en las bondades de los humanos y piensa menos en ti mismo y en tus egoismos.

-Qué más quisiera, la vida me ha desengañado, ya no puedo creer en nada y he perdido las ganas y la ilusión por vivir.

-Vamos éso sólo puede ser circunstancial pronto levantarás la cabeza y mirarás tu entorno y verás que hay mucha gente que te necesita.

-Quisiera ser apto y participar pero ya no tengo ni ganas ni fuerzas.

-Pues entonces ponte en el grupo de los necesitados.

-No me gusta pedir.

-Pero necesitas hacerlo.

-Nunca pediré.

-Pero tendrás quién se preocupe de ti.

-No sé si sentirme halagado.

-Deberías.

-Lo intentaré.

-Sé que puedes.

Desencanto

-Tú siempre me dijiste que en los asuntos sociales hay que participar, que la democracia se construye entre todos y que los problemas se solucionan participando. Ahora te veo apático, parece que ya no crees en nada y no animas ni a la participación ni siquiera a votar. ¿Qué te ha pasado? ¿cómo has podido cambiar tanto?.

-La respuesta es fácil, cuando la Democracia no se cuida ésta se deteriora y cuando ves como lo que uno haga no vale para cambiar nada es normal desanimarse y olvidarse de todo, en éstos momentos la corrupción campa por sus anchas, tanto el partido en el gobierno como la oposición están corrompidos y atados a intereses poco confesables, ¿cómo puedo sentirme? ¿acaso se puede participar en ése juego?.

-Voy a tener que recordarte tus palabras de otros tiempos, si no participamos todos los ciudadanos todo se deteriorará más y entonces no habrá solución.

-¿Hablas de revolución sangrienta?.

-No es necesaria una revolución sangrienta la Democracia ofrece canales para cambiar lo que está mal.

-Perdona pero yo de momento no lo veo.

-Siento tu desencanto y desánimo aunque lo comprendo

-Me gustaría pensar que merece la pena luchar.

-Lo volverás a pensar.

-Ojalá.