Desengaño

-Es fácil envejecer de espíritu, la vida va minándonos  con sus desengaños y la vista de la realidad nos hace ir abandonando poco a poco nuestros sueños y el mundo poco a poco es más feo y menos habitable.

-Querido amigo todo es según el color del cristal con el que se mire, fíjate más bien en las cosas positivas y en las bondades de los humanos y piensa menos en ti mismo y en tus egoismos.

-Qué más quisiera, la vida me ha desengañado, ya no puedo creer en nada y he perdido las ganas y la ilusión por vivir.

-Vamos éso sólo puede ser circunstancial pronto levantarás la cabeza y mirarás tu entorno y verás que hay mucha gente que te necesita.

-Quisiera ser apto y participar pero ya no tengo ni ganas ni fuerzas.

-Pues entonces ponte en el grupo de los necesitados.

-No me gusta pedir.

-Pero necesitas hacerlo.

-Nunca pediré.

-Pero tendrás quién se preocupe de ti.

-No sé si sentirme halagado.

-Deberías.

-Lo intentaré.

-Sé que puedes.