Guerra.

-Estamos en fechas de Navidad, en fechas de felicitarnos y desearnos felicidad y lo hacemos, sin embargo en el mundo hay crímenes horrendos.

Debemos desearnos felicidad pero no podemos olvidar a los hermanos que sufren presa del odio y de la muerte.

A los que han asesinado fríamente a sus hijos no podemos desearles unas felices navidades ellos ya tienen su tragedia.

Y ése odio se multiplica y en venganza asesinarán a los que sean compañeros de los matarifes de sus hijos.

Y así sigue la espiral como pescadilla sangrienta que se muerde la cola.

¿Y que hacer? desde éste mundo confortable en el que vivimos viendo de lejos la tragedia.

Evidentemente poco podemos hacer porque ¿Quiénes son los malos?.

Los malos son todos los que asesinan y en una guerra asesinos son todos.

Hemos vivido con las guerras toda nuestra existencia en la tierra como humanos.

Y lo malo es que quizás hasta nuestra extinción tendremos que convivir con ellas.

El Brindis.

-Yo cuando llegan éstas fechas me pongo triste y no porque hayan coincidido en alguna ocasión con alguna desgracia personal, será quizás porque tanta explosión de júbilo me suena a falsa.

-Yo tengo que decir que éstas fechas navideñas me son agradables, la gente sale a la calle, se hace regalos, la familia se reúne, es todo como muy lleno de afectos e ilusiones.

-Para mí no tienen ningún sentido religioso y como en todas la familias hay problemas me parece que son las fiestas de la gran hipocresía.

-No seas tan rígido, lo bueno está en el espíritu que las guía.

-A mi me ponen triste quizás porque no tengo tan buen concepto de los seres humanos que me rodean.

-Sin embargo yo todavía soy lo suficientemente ingenuo como para creer en un mundo mucho mejor lleno de paz y de amor.

-Que suerte tienes por poder sentir así.

-Vamos dame tu copa y brindemos porque el nuevo año sea mejor que éste.

-Por brindar que no quede………

-Nos beberemos la botella entera.

-Así sea querido amigo.

Los mejores Deseos.

-Cuando llegan éstas fechas uno normalmente hace balance y en ése balance podemos ver a los que se fueron definitivamente y ya nunca volverán.

Es momento de valorar a los que todavía están a nuestro lado y saber apreciar todo lo que significan.

Y así es el juego de la vida, vida que sin los que queremos y nos quieren no tendría ningún sentido.

Por eso cuando tu corazón se serene procura estar en paz con el mayor número de personas queridas y si tienes algún problema con un ser querido recuerda que no descansarás hasta solucionarlo.

El verdaderamente afortunado no es el que más dinero o poder almacena.

El ser más afortunado es el que más personas ama y le corresponden.

Debemos buscar nuestras cuotas más altas de libertad y felicidad pero sabiendo que ni la libertad ni la felicidad tienen sentido en soledad y son cualidades que nacieron para ser compartidas.

Queridos compañeros blogueros y visitantes de éste blog, vosotros formáis parte de mi gente querida.

Os deseo a tod@s una Feliz Navidad y un próspero año Nuevo.

Un Fuerte Abrazo para tod@s.

¿Es posible mejorar el Mundo?.

-Me debato entre la esperanza y la desesperanza porque al mirar al mundo del humano ves tanto crimen que quedas totalmente desolado, sin embargo luego miras detenidamente y ves el lado bueno y las buenas obras de los humanos te consuelan.

Y siempre ha sido así.

Siempre han convivido lo bueno y lo malo y ves que pocas cosas cambian y sientes como misión imposible cambiar el corazón de los hombres y mujeres que habitan la tierra.

Y aumenta la educación y de repente encuentras en la zona más adelantada y culta de la tierra el resurgir del nacionalismo y entonces sientes como no hemos avanzado nada.

Seguimos utilizando nuestra droga más potente “la guerra” para olvidar nuestros problemas cotidianos y nuestros miedos y angustias.

Creo que no tenemos remedio mientras no seamos capaces de cumplir aquel viejo consejo de los griegos “conócete a ti mismo”.

Mientras no seamos capaces de conocernos interiormente y dedicar nuestra vida a conocer nuestros verdaderos instintos no seremos capaces de mejorar.

Pero lo malo está en que aunque conozcamos nuestros instintos será difícil que podamos o queramos cambiarlos.

Amigos dejarme en mi rincón porque no quiero participar de vuestros crímenes y quiero junto a los que piensan como yo soñar con un mundo difícilmente mejor.