El Padre y el hijo.

-Ya sabes que todo lo que tiene principio tiene final, por éso debias de estar preparado, porque ésto se acaba.

-Sí, es verdad, han sido unos días muy agradables, en los que tanto tú como yo hemos estado tranquilos y haciendo lo que nos ha apetecido.

-Quizás el año que viene lo podamos repetir, ya sabes que mi edad ya no puede dar para mucho, de todos modos quizás el año que viene aún esté aqui.

-Yo desearía que así fuera, deberias saberlo, no todos los hijos tienen la ocasión de disfrutar de su padre como yo la estoy teniendo.

-Las circunstancias así se han presentado, ya ves las ventajas de tener hijos….

-Bueno, el tener hijos no garantiza nada, yo no los tengo, y no creas que me planteo que cuando llegue a tu edad estaré sólo y abandonado (como seguramente, ocurrirá), porque sé de muchos padres a los que los hijos no hacen caso y más bién tratan de deshacerse de ellos.

-Bueno, por lo menos el estar conmigo no te cuesta dinero, porque si tuvieras que pagar, la cosa cambiaría ¿no?.

-Tienes razón, el tener un padre que no sólo puede mantenerse, si no que puede invitar a un hijo a unos días de vacaciones, siempre es una ventaja para tí, y para el hijo que esté contigo.

-Yo, lo hago agusto.

-Lo sé.

-Haremos algún viaje más ¿verdad?.

-Yo siempre estaré dispuesto, papá.

-Bueno, ya pensaremos algo.

-Dónde tú digas, papá.

-Veremos, ya veremos, hijo.

Microrrelato.

Mi querida amiga Mercedes Molinero  muy amablemente me ha invitado a participar en la redacción de un microrrelato de cincuenta palabras, yo he aceptado y el resultado es lo que sigue:

-Son las cuatro de la mañana ¡por favor! ¿qué quieres?.

-Sólo decirte que te necesito, ¡no me dejes por favor moriría!.

-Mañana hablamos, sabes, sólo fué una discusión porque estaba acalorado ¡yo tampoco puedo vivir sin tí!.

-Lo sabia, sabia que no podrías irte, pero no podia dormir.

-Duerme, cariño.

El peor Pecado.

-Me he alejado miles de kilómetros de mi lugar de residencia, trataba de huir de los temores y sensaciones que torturaban mi vida, y ahora, después de un corto periodo de tiempo veo asomarse por mi ventana los mismos temores, que sentí en mi lugar de residencia.

-Veo que se escondieron en tu equipaje todos aquellos que intentabas dejar atrás. Puede suceder que a veces la única opción es hacer frente a los problemas, porque de nada sirve ocultarlos o huir de ellos, y allá dónde estemos, ellos nos acompañarán, porque forman parte de uno mismo.

-Yo culpaba de mis problemas a los que me rodeaban, y pensaba que una vez ellos hubieran desaparecido de mi vida, todo cambiaría y la paz volvería a mi, pero veo que me equivoqué y ahora no sé que hacer.

-Estés donde estés, tendrás que enfrentarte a ésos sentimientos que tanto te aturden y desentrañar, las razones que te asustan, y éso lo tendrás que hacer tú, quizás con la ayuda de un especialista.

-Creo que lo que me asusta es mi inclinación sexual, siempre he sentido un miedo atroz a que descubrieran mi inclinación sexual hacia personas de mi mismo sexo, ahora y después de pensarlo detenidamente ése es el punto central de mis miedos, mis alucinaciones, y de ésos fantasmas que aparecen por mi ventana.

-Me parece extraño, que en los tiempos que corren, hayas sido capaz de recorrer miles de kilómetros, dejar y abandonar a familia y amigos, sólo por ser o sentirte homosexual, éso en la actualidad no tiene sentido, amigo.

-¡Qué quieres que haga!, con sentido a sin él, ha sucedido, he puesto tierra por medio, me alejé de mi mundo por miedo, y ahora ¿qué puedo hacer?.

-¿Amas a alguién en particular?¿estás enamorado de alguien?.

-Sólo pienso en una persona, ésa persona siempre está en mi pensamiento, en mi deseo, y me procura noches sin sueño e inmenso sufrimiento, porque el pecado se esconde tras el deseo, porque, es un horrible pecado y no puedo hacerlo público…….

-¿quién es ésa persona, amigo?.

-Mi hermana, mi hermana de sangre, de padre y madre.

-Amigo ¿porque mientes acerca de tu sexualidad?.

-Amigo ¿hay pecado más horrible que el incesto?

-Sí, el asesinato, por ejemplo.

-Amigo ¿entiendes porqué me alejé?.

-Lo entiendo.

-Y ahora ¿qué debo hacer?

-El Tabú del incesto es muy poderoso, pero los Reyes del mundo pasaron siglos jugando con la consanguinidad.

-Yo no soy ningún Rey.

-¿Ella te corresponde?

-Sí, totalmente.

-Entonces traétela contigo, dónde hay verdadero amor, el pecado huye.

-¿Tú crees amigo?

-Totalmente.

-Creo que veo por la ventana alejarse unos fantasmas ¿los ves allí a lo lejos?

-Los veo amigo, los veo.

PPSOE.

-En cualquier caso creo que el asunto queda zanjado, lo principal son los intereses de nuestros amigos en Comunidades, Diputaciones, Empresas Públicas etc.etc., porque ¿qué seria de nosotros sin nuestros amigos?.

-Creo que de vez en cuando deberíamos pensar en los intereses de España y sus ciudadanos, el país necesita decisiones importantes, y de éste modo no podremos hacer lo que es necesario hacer.

-Está claro que usted no nos sirve, gobernar es conjugar intereses y no debilitar nuestras propias posiciones, éso lo hacemos nosotros y la oposición.

-Por éso el país está como está, porque ni nosotros ni la oposición tomamos las medidas necesarias, y nos dedicamos a poner parches que no entran a fondo en los problemas.

-Amigo, pareces de UPyD, pues sabes lo que te digo, vete, y apuntate a ése partido que nunca llegará a nada importante, en número de diputados.

-Ya, ya lo sé, porque tanto gobierno como oposición no cambiarán la ley electoral, y siguen controlando los principales medios de comunicación, pero decidme ¿teneís vosotros el suficiente rostro para seguir engañando?.

-Vete de aqui y no vuelvas.

-Ya veo que sí teneis el suficiente rostro para mentir, tanto como la oposición.

-Amigo usted no sirve para la política.

-Amigo, yo no sirvo para la mentira y el paripé.

Y tú ¿eres sólo circunstancia?.

-Yo, de joven pensaba que sólo somos circunstancias, que la vida y los acontecimientos nos arrastran de aqui para allá, y que nosotros pobres mortales poco podemos hacer ante las circunstancias, nuestras circunstancias.

-Existe la voluntad, amigo, no podemos olvidarnos que tenemos voluntad, que nos dá las fuerzas para luchar contra las circunstancias, la vida está llena de hombres que lucharon  y luchan contra las circunstancias.

-¿Y si la voluntad forma parte de ésa circunstancia particular?, tiene voluntad porque se ha encontrado con ella.

-Me asombra lo que dices, porque vienes a negar el esfuerzo, vienes a decir que todo el mundo es inocente, que un criminal merece la misma consideración que el más honrado trabajador, y sinceramente no son lo mismo.

-Mira amigo, venimos al mundo y cada uno de nosotros llevamos nuestro equipaje, y créeme, nuestra voluntad, nuesta bondad, nuestra crueldad, nuestros instintos buenos y malos, los desarrollamos de distinto modo, dime una cosa ¿Napoleón mató a muchos hombres y sin embargo fué un gran hombre, no?, vuelvo a decirte, circunstancias sólo circunstancias.

-Piensa en la famosa frase “yo soy yo y mis circunstancias”, ¿dónde dejas el yo? ¿acaso el hombre es sólo paja a merced del viento? ¿acaso el hombre no es responsable de sus actos? ¿acaso no conocemos lo que debemos y no debemos hacer?.

-Lo siento amigo, estoy confuso y a veces pienso que los humanos, todos juntos, no somos responsables de todo lo malo que nos pasa, y si lo fuérmos lo seriamos todos.

-No te confundas ¡existen monstruos criminales! y éso no me lo vas a negar.

-Y debemos encerrarlos y luchar contra ellos, pero todos somos semejantes y con las circunstancias adecuadas cualquiera puede ser un monstruo.

-Amigo, yo me he esforzado sobremanera para ser útil a los demás.

-Tú y tu circunstancia.

-Amigo, un criminal es un criminal.

-Él y su circunstancia.
                                                                        

 

 

El mundo y yo.

-Amigo no soy un relaciones sociales, tengo muchas lagunas en mi forma de ser, y vivo en mi mundo, con mis sueños y mis ilusiones, en realidad no aspiro a más, mis seres queridos me aprecian y estoy todo lo acompañado que puede uno desear, sin embargo siento que algo me falta.

-A todos nos falta algo, nadie lo tiene todo absolutamente, al pobre le faltará dinero y al rico posiblemente amigos de verdad, el caso es que nadie está conforme con lo que tiene, y quizás ésa sea la causa de que los humanos progresemos.

-Yo, no aspiro a tener más dinero, aunque no vendría mal, y sin embargo creo que por mis circunstancias no me he podido mostrar todo lo libre que me hubiera gustado, pero estoy en el camino y nunca es tarde si la dicha es buena ¿verdad?.

-Ten en cuenta que todos cambiamos con el tiempo, y que todos aspiramos a ser reconocidos por los que nos rodean como realmente somos, no como una imagen distorsionada que no responde a nuestra forma de ser.

-Creo amigo que mi aspiración es poder mostrarme y sentirme reconocido como realmente soy, no la imagen que me ha proporcionado la enfermedad tan larga que he padecido, y poder cambiar el simple afecto por una relación con el mundo más real, más de tú a tú.

-Yo te conozco y te recomiendo calma, mucha calma al juzgar al mundo y lo que te rodea, porque no hay nada de más valor que el afecto, y cuando éste se pierde dificilmente se puede recuperar.

-Gracias por tú consejo.

-Me lo aplico también a mí, sabes.

 

 

La Luna.

– Amigo ¿tú crees que la luna tiene vida? porque sucede que llevo un tiempo en el que me encuentro con ella en el preciso momento, luego la olvido y salgo al balcón y allí está ella, saludándome, diciéndome que me acompaña, que está pendiente de mí.

-¿ y para qué iba a estar la luna pendiente de tí?

– Sé que es extraño amigo, pero siento que estoy en éste mundo para llevar a cabo una misión, que és mi misión, y que sólo yo puedo hacerla, y sucede que la luna, el sol y las estrellas me animan y acompañan.

– Que suerte tienes, ya me gustaría a mí ser como un dios, al que rinden pleitesía el sol, la luna y las estrellas, en ése sentido eres un afortunado, vívelo, y dime ¿qué misión se supone que tienes que llevar a buien fin?.

– Si yo lo supiera la cosa seria más sencilla, aunque pienso que todo lo dejaré escrito, mi obra quedará escrita para el futuo, ¿crees que estoy loco?.

– Vamos soñar no es de locos, lo único malo sería meterse a vivir dentro de ésos sueños, pero no es el caso, asi que tranquilo.

– ¿Crees que tengo cualidades para dejar una gran obra escrita?.

– Amigo, tú no vas a escribir El Quijote, pero siempre es bueno vivir con ilusión.

– Gracias por tu sinceridad.

-Si no fuera sincero contigo, no seria tu amigo.

– De todos modos la Luna está pendiente de mí.

– Por supuesto amigo.

– Gracias.