El hombre que vendió su alma al diablo

Foto de Joaquín Sarabia 

Yo era un fracaso

Era el último

Todos me pisoteaban

Un día estando solo en mi salón recibí una visita.

Me dijo ¿que deseas?

Soy Mefistófeles pideme lo que quieras

Yo me sorprendí

Pero le pedí poder

Abundancia

Y estar por encima de tod@s.

El me dijo todo lo tendrás

Solo debes venderme tu alma.

Yo se la vendí.

Ahora tengo poder

Tengo mucho poder

Para mantenerlo siguen los crímenes y los abusos.

Mefistófeles es el diablo

Y yo le vendí mi alma.

Ahora no hay remedio

Ahora no puedo parar

Y tengo poder

Tengo mucho poder

Y también muchos crímenes a mis espaldas.

Ya no puedo parar

Y mi vida es un infierno

Pero

¿a quién se lo explico?

Me arrepiento

Pero ya no sirve de nada.