Abuelo.

Te veo ahí sentado en la puerta de tu casa y pienso ¡cómo pasa el tiempo! y me veo ahí junto a ti  en ésa foto, y me transporto a aquel tiempo en el que todo era en blanco y negro, los dos juntos ahí en la puerta de tu casa.

¿Sabias que la primera vez que lloré por la muerte de un ser vivo fue por aquel perro tuyo? ¿te acuerdas de Caliche?, tus hijos querían que se llamara esto o lo otro pero tu lo tuviste siempre claro, aquel cachorro gris y blanco se llamaría Caliche.

Caliche fue mi amigo y cuando me contaron de que había muerto envenenado lloré desconsoladamente, para un niño aquello era demasiado fuerte.

Las fotos eran en blanco y negro pero yo tengo imágenes tuyas en color, si ¿te acuerdas de nuestros paseos por la huerta en el carro con aquella yegua roja a la que tanto querías? yo veo en color cómo acariciabas su trasero con golpecitos de tu cayado y veo en color tu rostro serio bajo aquel sombrero negro y la mirada al horizonte, sí, te veo en color y aunque no eras amigo del mucho hablar yo me sentía muy a gusto a tu lado, yo era el rey del mundo.

Abuelo ¿sabias que el primer ser humano por el que lloré desconsoladamente fue por ti, cuando me avisaron de tu muerte?.

Yo estaba lejos en un barco y aquella carta que poco a poco me avisó de que tu ya no estabas me produjo el mayor dolor que había sentido hasta ése momento.

Han pasado muchos años abuelo y ahora me vienes a la mente y te recuerdo y pienso que nuestros recuerdos son nuestro patrimonio más importante, porque tu abuelo aunque no estés aquí, siempre siempre estarás en mi memoria.

14 comentarios en “Abuelo.

  1. Este texto me ha recordado a mi abuelo, al único que conocí. Tendría yo cinco años cuando murió, más o menos. No lloré, creo, aunque no estoy segura de ello. Sólo tengo un recuerdo de él: pegándome con mucho esmero los cromos de un álbum de Bambi.

  2. Gracias Joaquin por este hermoso relato del abuelo…yo no pude disfrutarlo como tu, pero con tu relato me has hecho llorar, como si yo también lo hubiera vivido, como ya sabes no he tenido nunca un abuelo a mi lado, y leer lo que escribiste es como tener para mi algo del abuelo..besos primo

  3. Joaquinsarabia, he leido muchos relatos pero amigo mio has hecho diana, parecido a ti me sucedió a mi, aun que más repartido, pues si el dolor por la pérdida cuando eres niño es inconsolable, imagina cuando esa persona que tiene todo para ti y de ti, con la que has convivido alegrias y ayuda en desalientos, si cuando tienes cincuenta años lo pierdes.
    Un abrazo Joaquin…has dado en la diana, muy bueno.

  4. Qué maravillosa sensación de bienestar sentías cuando estabas con los abuelos. Tan entrañables, tan cuidadosos con tu persona, tan acogedores.
    Qué tiempos aquellos donde solo tenías que sentirte niño.
    Un abrazo Joaquín.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.