¿ Por Qué ?.

– Yo sólo quería ver como estabas si tus problemas se iban solucionando poco a poco, si por fin estabas más animado.

Habías pasado otras veces por malos momentos algunos compartidos conmigo y todos uno a uno los habíamos superado.

Ahora me tenías preocupada porque la última vez que te vi y sin motivo aparente estabas sombrío demasiado sombrío.

No fui capaz de adivinar tu dolor oculto pero sí intuirlo, saber que lo sufrías profundamente.

Me dijeron que tu médico te había recetado ansiolíticos, antidepresivos y neurolépticos y yo sabia que tu no los tomarías nunca, era ésa una medicación que estaba en contra de tus principios y antes morirías que tomarla.

Ahora sé que esos monstruos que crecieron en silencio dentro de ti han sido más fuertes.

Lástima que no repararas en pensar que yo estaba aquí detrás de ti, esperándote.

Ahora todo ha terminado, te fuiste sin avisar y rompiendo mi corazón en mil pedazos.