El Cantante de Metro.

-Hermanos todo en mi vida son necesidades pues no tengo nada, me falta compañía y mi soledad es absoluta, no tengo casa, como dónde puedo y mi único consuelo está en el hueco del día dónde en vuestra compañía y con mi guitarra canto mis canciones.

Durante ése tiempo en vuestra compañía quisiera no molestaros y sólo procuraros placer con mis canciones.

Tiemblo cuando el tiempo de mis modestas actuaciones en vuestra compañía termina porque eso significa soledad.

La vida me ha llevado de aquí para allá y ahora estoy sin trabajo y me dedico a cantar canciones en vuestra compañía, porque más que las monedas que amablemente me dais lo que más bien me hace es el saber que os gustan mis canciones.

Todos no somos iguales, pero yo más que vuestras muy necesarias monedas lo que más valoro es vuestra compañía, hasta el punto de que para mí fuera del metro no hay vida que merezca la pena.

Vivo de vuestro afecto y sólo quiero agradecéroslo con mis canciones en las que me esfuerzo por poner el corazón.