Obedece siempre a tu corazón 

Foto de Joaquín Sarabia 

Queridos obedecer siempre al corazón

Porque la razón

Tiene en cuenta razones que no son sentimientos

Y nosotros nos movemos por sentimientos.

Y los sentimientos anidan en el corazón

Y nuestra felicidad infelicidad habita en nuestros sentimientos.

Por éso hagamos caso al corazón

La razón no entiende de sentimientos

La razón no entiende de felicidad.

Y aunque el corazón se equivoque

Nosotros amamos nuestros sentimientos.

Por éso la felicidad no habita en lo razonable

La felicidad habita en lo loco.

La felicidad habita en el corazón

No en el cerebro.