El banco ahora está solo

Foto de Joaquín Sarabia 

Pase por allí

Pase por nuestro parque

Y el banco estaba solo

Tu no estabas.

Recordé como esperaba la hora del descanso en mi trabajo

Para bajar

Para buscar nuestro banco

Donde nos juntabamos

Donde pasábamos el descanso.

Todos los días igual

Tu mirada

Tu pelo

Tus palabras.

Nunca quedamos fuera de aquel rato

Yo lo deseaba

Pero siempre encontrabas una excusa.

Luego llegó el día que no acudiste

No acudiste a nuestro banco.

Y desapareciste.

Ha pasado mucho tiempo

Pero aun te recuerdo

Y debes de saber que nuestro banco aun existe, aun sigue allí. 

Yo creo que todavía nos espera

Aunque hayan pasado muchos años.

4 thoughts on “El banco ahora está solo

  1. Que bonito tu relato amigo cargado de nostalgia , evocar tiempos pasados que nos hicieron sentir bien mirar el banco donde uno tuvo momentos de felicidad ,bellos recuerdos de un tiempo que no volvera .Un fuerte abrazo Joaquin

  2. Lo bello de ese banco es que servía para el encuentro…
    y lo feo de ese banco, es que un banco “anti-sintechos”, preparado para que no se puedan tumbar y dormir en ellos. Lo bello y lo execrable en un mismo lugar.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s