El gallo feroz

Foto de Pilar Sanchez Moreno

Había un gallo feroz

Nadie se podía acercar al gallo feroz

Defendía su gallinero como nadie

Era muy bravo

Era temerario

Ni los perros se atrevían a acercarse

Tampoco dejaba acercarse a las personas.

Un día el pequeñín de la casa 

Un niño que apenas si podía andar

Desapareció

Desapareció el pequeñín

Y todos corrieron a buscarlo

La puerta del patio estaba abierta.

Se asomaron por la ventana asustados

Y quedaron asombrados

El pequeñín estaba con el gallo feroz

Y le acariciaba la cresta

Y le acariciaba las barbas.

Todos quedaron asombrados

Y desde ese dia

El gallo feroz paso a llamarse

El gallo al que le gustaban los niños.