Mamá, Papá.

– Hay temas de los que me cuesta trabajo hablar, creo que eso nos es común a todos, porque cuando el corazón entra en juego puede afectarnos de forma muy especial.

Todos conocemos lo del rio de la vida, ése que fluye y fluye y todos vamos en fila cumpliendo nuestra misión en la vida que inevitablemente desemboca en la muerte.

El problema que afecta a nuestro corazón es cuando cerca de nosotros comenzamos a ver cómo inevitablemente nuestros padres se están acercando a ésa catarata sin retorno dónde desemboca el río de la vida.

Y nosotros somos personas fuertes y también nos tenemos por adultos hechos y derechos, pero resulta que cuando vemos a nuestro desvalido padre postrado en cama, algo inevitablemente se remueve dentro de nosotros.

Y ése algo que se remueve puede ser especialmente poderoso cuando nuestro querido padre ha sido un hombre bueno y tierno con nosotros.

La vida tiene buenos y malos momentos y puede que nada supere al dolor por la muerte de un tierno hijo pero estoy seguro que le sigue muy de cerca el dolor por la muerte de un padre o una madre.

29 comentarios en “Mamá, Papá.

  1. Da mucha pena que se vayan pero es ley de vida detrás iremos nosotros. En cuanto al dolor todas las muertes duelen la de los padres mucho yo los perdí y también a mi hermana y después a su hijo, pero creo que la peor es la pérdida de un hijo. Que dios nos libre.
    Un abrazo Joaquín

  2. La vida tiene muchas y grandes tristezas, ésta que estás pasando es una de ellas, pero es una bendición para tu padre tener un hijo como tú.
    Con esa manera tan franca que tienes de escribir, llegas al alma..
    Un fuerte abrazo

    • Es una cuestión ésta que nos afecta a todos en general y por la que normalmente tenemos antes o después que pasar.
      Ojalá mi padre me dure muchos años más una vez que pase ésta operación.
      Muchas Gracias y un Fuerte Abrazo Querida Stella 🙂 .

  3. Querido Joaquin, yo he sufrido la pérdida de un hijo y la de mi padre y puedo decirte que el dolor, con no ser el mismo, siempre es intenso y desgarrador.
    Un abrazo muy fuerte…

  4. Te entiendo perfectamente Joaquín, sé lo que sientes, yo he pasado por los dos casos, el de perder a un hijo y después a mis padres…..

    A pesar de todo el dolor del mundo, el que hoy nos reflejas, es el peor de todos.

    Besos

  5. Adoro a mis padres, adoro a mi abuela, y adoro a mis abuelos, que pasaron a otra vida hace ya tiempo. Mi padre siempre dice que no le tiene miedo a la muerte, que adora vivir, pero que es algo que le llegará y que cuando esto ocurra no podrá sino sentirse tremendamente orgulloso de todo lo que ha hecho y, sobre todo, de conocer a su mujer y tener, en sus palabras, dos hijas tan maravillosas. Yo le escucho siempre con admiración por pensar así. Pero tengo terror a la muerte. A la mía y a la ajena.

    Me gusta tu entrada. Como casi todas las que publicas. Pero esta es todavía mejor.

    Un abrazo Joaquin

    🙂

  6. La muerte de un padre,al principio, deja una pena muy grande;la tristeza de verlo sufrir y la impotencia de no poder hacer nada, para impedirlo. Cuando pasan los años, los recuerdos bonitos van tomando terreno, y se quedan pegados a tu vida formando parte de ella, los gestos…las palabras…esos pequeños detalles…entonces…tenemos la sensación de que ,de algún modo sigue aquí, a tu lado, venciendo al tiempo, ganando la batalla a la inmortalidad. Los padres que son buenos padres, son una referencia, un ejemplo de vida. Besos joaquin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .