Amor Duradero.

– Sabes que nunca te abandonare , que pasa el tiempo y poco a poco vamos envejeciendo y que nuestra salud poco a poco se irá deteriorando.

Ahora te toca a ti estar postrado en éste hospital y quizás mañana me toque a mi.

Tu mal no es de morir por lo que supone un consuelo y sólo tendrás que pasarlo mal una temporada y luego volverás a tu vida habitual.

Lo que me entristece es que se agríe tu carácter de la forma que lo está haciendo.

Sólo me tienes a mi y los dos lo sabemos por eso tus palabras y tu trato pueden y lo hacen herirme de especial y cruel manera.

Sabes que no soportarías la soledad y yo tampoco soportaría verte totalmente abandonado, por eso debemos cuidarnos el uno al otro.

Sabes, yo siempre estaré pendiente de ti y vendré a hacerte compañía, mi vida ha estado marcada con tu presencia y ahora cuando nos acercamos poco a poco a su final quiero hacerlo junto a ti.

Sabes que te quiero y siempre te he querido.