Cuento de Navidad.

-Voy a intentar hablar con Jesús desde mi ordenador, voy a entrar en Google y preguntar su dirección de correo o su teléfono, seguro que en google me lo facilitan, y cuando tenga mi linea directa con él, le voy a pedir lo que tan necesario nos es a los humanos, como es comida para todos, asistencia sanitaria, trabajo salud y amor, aunque pienso que si le pido solamente amor para todos, los demás problemas quedaran solucionados, porque si todos nos amamos unos a otros todo lo demás estaría solucionado.

-¿Qué haces Pedrito?

-Nada mamá, voy a ver si puedo hablar con Jesús.

-Está muy bien Pedrito, rezar es bueno hijo.

-No mamá, voy a ver si puedo comunicar con él personalmente.

-¿Cómo hijo?

-Voy a preguntar su dirección de correo electrónico y su teléfono por google.

-Hijo no creo que lo consigas.

-¿Porqué mamá?.

-Pues en primer lugar, Jesús todavía no ha llegado, nacerá en unos días, por lo que tendrás que esperar, mientras podrás rezarle hijo.

-Es verdad mamá, google dice que aún no ha llegado, aunque pronto lo hará.

-Ves hijo.

-Cuando legue y le pida amor para todos, seguro que se acaban los problemas del mundo ¿vedad mamá?.

-Hijo con amor todo se soluciona.

-Estoy deseando que llegue, ya verás mamá papá encontrara trabajo, mi hermanita se curará y podremos volver a nuestra casa, y todos los humanos nos apoyaremos ¿verdad que sí mamá?.

-Seguro que sí hijo.

La madre salió del cuarto, la lágrimas corrían por sus mejillas, y en el fondo de su corazón se dijo que porqué no podía suceder el milagro y su hijo podía pedir a Jesús amor para todos, seguro seguro que son amor todo se solucionaría.