Cromañon.

-Yo flotaba feliz en la oscuridad, luego muchos, muchos miles y miles de millones nos fuimos juntando, hacia tanto frío que nos unimos fuertemente, tan prietos y apiñados que apenas podíamos respirar.

Luego, sin saber quién, alguién encendío la cerilla, y aquella masa compacta de carne y huesos explotó.

Recorrimos y recorrimos miles, millones de Kilómetros, alejándonos unos de otros, yo veía a mis hermanos alejarse y ni siquiera podía despedirme de ellos, era enormemente infeliz.

Desperté, y vivia en una bola de fuego y miraba al cielo y era rojo y un Gran Ojo amarillo me miraba.

Dormí, miles, millones de años, y sentí que hacia frío, mucho frío, el hielo me rodeaba.

Éramos un grupo apiñado y nuestro dios era Neandertal, y neandertal nos dijo, caminad, caminad por toda la Tierra.

Teniamos nuestros placeres y nuestros temores, hasta que un día lo vimos a él, se llamaba Cromañon y era mucho más bello que nosoros.

Le dimos calor con los pelos que cubrían nuestro cuerpo, lo alimentamos con nuestra leche y le enseñamos cuanto sabíamos.

Luego aparecieron sus hijos, todos iguales a él, y Cromañón fué su primer Rey

Ya no estábamos sólos en la Tierra, pero nosotros éramos menos listos que ellos, y más que ayuda éramos un estorbo porque habia pocos alimentos.

Comenzamos a caminar, nuestros hermanos Cromañones nos miraban con una enorme tristeza, un profundo dolor al vernos alejarnos.

Cromañón saltó al Gan Abismo, y todos nosotros le seguimos, aún estamos cayendo, éste abismo no tiene fin.