Otra Opinión

-Puedes hablarme de lo que quieras porque nada de lo que me puedas decir va a escandalizarme, ni por nada personal que digas de mi voy a guardarte rencor.

La vida me ha enseñado que nada me es ajeno y que cada uno de nosotros veremos las cosas desde distintos puntos de vista, por eso por nada me enfadaré porque lo entenderé.

Puede suceder que si realmente lo siento y me importa reaccione en mi defensa tratando de aclarar lo que parece dudoso, pero tienes que tener en cuenta que de nada de lo que pienses me extrañaré por lo que quiero que seas lo más sincero que puedas.

De todos modos no tiene que ser necesariamente hoy y si prefieres que abordemos el tema en otro momento más propicio yo estoy a tu disposición.

Sé que han pasado cosas que no te han gustado y otras que no me han gustado a mí, por eso nos conviene aclararlas, pero no tengas prisa no vaya a ser el remedio peor que la enfermedad.

Me gusta conocer tu punto de vista aunque te conozco y creo tener idea de cual es.

También creo que tu conoces el mío y tengo idea de como lo ves.

Sabes una cosa, quizás no sea necesario que hablemos del tema porque los dos lo conocemos lo suficiente y no solucionaríamos nada, tú seguirías pensando igual y yo también.

Limitémonos a respetarnos en nuestros pensamientos y opiniones y defendámoslas cuando se presente la ocasión.

Y como siempre respetémonos.