Un momento de debilidad.

La escritura en muchas ocasiones es un lugar donde refugiarse.

Es ése lugar dónde podemos ser frágiles y manifestar nuestras debilidades.

Yo soy humano y por tanto débil.

Y en numerosas ocasiones me refugio de mis penas y pensamientos escribiendo.

Hay ocasiones dónde debemos ser Fuertes y normalmente lo somos.

Aunque luego tardemos más o menos en reponernos.

Soy como todos.

“Un poco la mar y un poco la arena” como dice la canción de Patxi Andión.

Este escrito es un poco la intención de comunicarme con el mundo y decirle que no estamos sólos. 

Y no estamos sólos porque existe una cosa llamada amor.