Me he marchado para ayudar a los pobres.

Yo vivía en la abundancia

Pero mi vida era pobre.

Ví las necesidades del mundo

Y como mi vida estaba vacía y sin sentido lo dejé todo

Y marche para ayudar a los necesitados.

Ahora la mirada de un niño con hambre o de un pobre me conmueven.

Y ésas miradas dan sentido a mi vida.

Yo me siento necesario para evitar el dolor de muchos seres humanos.

Ahora sé que mi vida en la abundancia no tenia sentido.

Los hombres mujeres y niños pobres hay que atenderlos

Si en la rica Europa comprendiéramos que debemos compartir y ayudar a los países pobres nos sentiríamos mejor.

Porque luchar por la justicia alimenta el espíritu.

No seamos egoístas

No seamos injustos

Y pensemos en los necesitados

Nos sentiremos mejor.

Es verdad queridos

Porque los humanos somos así.