El Paro.

He trabajado desde que tengo uso de razón, siendo un niño ya me encargaban tareas, en mi pueblo había mucho por hacer y todos éramos necesarios, por éso digo que he trabajado desde que tenia uso de razón.

Luego paso el tiempo y como no veíamos futuro en nuestro pueblo nos fuimos a la capital y allí trabajamos en todo lo que salia, yo al final me hice mecánico de coches.

Y así fueron pasando los años y trabajando mucho mi mujer y yo nos metimos en la compra de nuestra casa, ella trabajaba como yo y pagabamos nuestra hipoteca y atendiamos a nuestros hijos niño y niña.

Y de momento comenzaron los problemas cuando mi mujer quedo en el paro, con lo que yo ganaba con grandes dificultades seguíamos adelante. Luego comenzaron otros problemas, y entre mi mujer y yo las discusiones eran habituales hasta que nuestra convivencia fue imposible y ella se marcho de casa y yo casi al mismo tiempo me quedé sin empleo.

Ahora he agotado todas mis prestaciones, he perdido mi casa y aún debo dinero al banco, me retiraron a mis hijos y me quede solo y en la calle.

Ahora soy un vagabundo vivo en la calle me alimento de la caridad y todavía me pregunto ¿como puede uno haber trabajado desde niño y terminar sin nada y abandonado en la calle?, mi salud mental empieza a resentirse y mi final pinta muy oscuro y mi vida ya ni me afecta porque no tengo capacidad para pensar y cuando comienzo a hacerlo es tan duro lo que tengo que aceptar que me rindo y congelado bajo el frío de la calle ya no tengo fuerzas para pensar si habrá alguien más desgraciado que yo.