El bueno y el auténtico.

¿ Que pasa no te atreves a decir lo que piensas? ¿ prefieres callártelo hasta que pase tu mal estado? ¿y tú te llamas bueno?, yo creo que no eres bueno, más bien eres hipócrita pues callas y ocultas tus verdaderos pensamientos y te muestras siempre amable falseando tus intenciones.

Por éso quizás prefiera al que sinceramente dice lo que piensa y se atreve a manifestar sus verdaderas intenciones, porque ésa forma de ser facilita el desahogo y genera salud en todas direcciones, y es más natural y auténtica.

Tu bondad no me gusta porque oculta tus verdaderos pensamientos y tus verdaderas intenciones, ahora sé que no sientes cariño por nadie, que sólo piensas en ti y tachas de vulgar lo que es sincero, por éso no me gustas, no eres sano y afectivamente eres un reprimido.

Por éso al juzgar a las personas hay que distinguir entre el bueno que te aprecia y te dice lo que realmente piensa sobre ti y tus asuntos, y el que sólo te alaba y te miente ocultando sus verdaderos pensamientos.

Lo bueno y lo auténtico se superponen y mezclan haciéndonos seres complicados, y lo que debemos saber distinguir es la verdad en la palabra y en la intención.

Querido amigo juzga ésa crítica y juzgala bien porque en ello te van muchas cosas, yo prefiero lo auténtico, aunque lo ideal seria escuchar cosas auténticas salidas de la boca de una persona buena.