Tus sufrimientos no serán eternos.

Tranquilo no te preocupes.

A tu edad no es para preocuparse.

Cuando llegamos a edad tan alta no debemos olvidar a la muerte.

Porque no somos eternos.

Y poco a poco vamos deteriorandonos más .

Nuestra mente también se deteriora

Y no es capaz de ver la realidad.

Uno no lo ve

Es muy duro de ver

Y son los que te rodean los que ven la cruel realidad.

Y la cruel realidad nos habla de la cercanía de la muerte.

Por éso yo dudo de ése Dios bondadoso.

Porque sólo alcanzó a ver un Dios cruel.

Querido te queda muy poco

Pero ¿quién tiene el valor de decírtelo?

Sólo podemos callar

Y esperar.