Europa

Como puedo hablar de ti sin emocionarme sin preguntarme ¿que eres Europa? y rápidamente me respondo, tú Europa eres el lugar donde yo he nacido el lugar donde se encuentra mi país. Luego pienso en que tú aspiración es la unión de tus pueblos con sus diversidades de paisajes, etnias, culturas y todo éso tiene la intención de ser una unidad de intención que nos integre a todos, hablan de estados federales de Europa.

Yo Europa me siento hijo tuyo y vivo deslumbrado por tu historia, por cómo has sido capaz de estar en la vanguardia del mundo y marcar el camino a seguir.

Querida Europa que te pueden enseñar a ti de guerras, las has vivido todas de religión, de invasión, de revolución, de conquista y las nacionales pasando por las civiles, tu suelo está regado por mucha sangre. Tus hijos como buenos humanos han viajado por el mundo del pensamiento y de la acción víctimas de las circunstancias y nunca han eludido un reto. Cuando había que aventurarse en mares desconocidos allí estaban descubriendo rutas, descubriendo mundos conquistando territorios que sometían a su disciplina y explotando territorios para su progreso económico.

¡Oh Europa! te han acusado de explotadora y criminal para con otros pueblos, todo lo humano es pecador y tú tienes tus pecados inevitables pero ésos pecados te ayudan a mejorar cara al futuro, tú no olvidas tus malos actos, pero donde robaste también plantaste y donde asesinaste también estableciste las bases para sanar a las poblaciones.

Vieja Europa has navegado por los canales ocultos del pensamiento y en tu corazón en el corazón Europeo se han desarrollado pensamientos profundos y nuevos que han efectuado la noble misión de encontrar respuestas, como respuestas has buscado en el mundo de la medicina y en el mundo de la ciencia. Mi querida Europa tú no solamente eres el lugar localizado geográficamente, eres más, eres un pensamiento y un sentimiento y una idea de futuro, porque la nobleza anida en el corazón europeo y los nuevos europeos piensan en el futuro en términos de justicia, igualdad y solidaridad. Ya, ya sé que las cosas no son tan sencillas y otras zonas del mundo se nos están adelantando, pero nosotros europeos de hoy y de siempre hemos aprendido que no por más madrugar amanece más temprano, sabemos de nuevos lugares y sabemos que todo lo vivido por nuestros antepasados no ha caído en saco roto, nosotros hemos recogido su testigo y ésa antorcha la vamos a levantar a la altura adecuada para que pueda iluminar mejor a todos los humanos, porque conocemos lo humano y nos incluimos en ése sentimiento que no prescinde de nadie,  tenemos muy presente que cuando hay que morir sabemos hacerlo y no eludimos los combates, amamos más la vida que la muerte pero no eludimos las obligaciones que nos coloquen en primera fila en la refriegas ineludibles, pero nuestra voluntad es la vida y nos esforzaremos en que así sea en toda nuestra tierra, pero que sepan los enemigos de la razón, de la libertad y de la democracia que nos tendrán enfrente en caso necesario.

Sabemos vivir en el bienestar económico pero también sabemos vivir con lo justo y necesario, los ciudadanos europeos sabemos y si no lo sabemos sólo tenemos que mirar nuestra historia, que unidos y participando podemos mover montañas, cambiar conciencias y esperar con la vista puesta en el horizonte ése nuevo amanecer de un sol más luminoso y justo para los humanos, en éso estamos y por éso viviremos y moriremos.

Es muy sencillo hablar y muy complicado sumergirse en los problemas y aportar soluciones, pero yo os digo europeos que nuestro futuro dependerá de que nos unamos y participemos en nuestras instituciones, sin ésa participación el futuro tarda mucho más en llegar y debemos saber como buenos europeos que un noble sentimiento se contagia y en nobles sentimientos, voluntad y valor pocos pueblos pueden superar a los europeos, porque debéis saber que por encima de las naciones y de las etnias hay algo superior que las integra y que debe ser alimentado para progresar en el futuro y ésa idea ineludible e inevitable se llama Europa.