Mis Suegros.

¿ Porqué tiene tan mala prensa la palabra suegra? , ya, ya sé que las madres tienden a ponerse del lado de las hijas y dejan al otro en mala posición.

Yo os voy a relatar lo que es para mi la palabra suegra.

Mi suegra pertenece a un pequeño pueblo de la Castilla profunda, en la provincia de Ávila, y sé que a ella y a mi suegro debo el corazón de su hija que tanto bien me ha producido.

Ahora es mayor, y la edad está haciendo sus primeros estragos en mi suegra, los dos tienen la misma edad avanzada y los dos hablan de las dificultades que están sintiendo.

Mi suegra dice ” ya no sirve querer”, y conozco de su celo por seguir cultivando sus huertos, por ella, por sus hijos, por tener algo que ofrecer a su familia y a los que se acercan a su casa.

“Sabes, ahora de vez en cuando me entra una dejación y la cabeza se me va”, y todos guardamos silencio porque conocemos cómo la edad va poniendo barreras en las vidas de nuestros mayores.

“Mira los huertos, ahora la juventud no los cuida”, dice mi suegro en un paseo, y ” a veces me entra un mareo que casi no puedo andar” y uno guarda silencio y hace esfuerzos por no pensar, porque las personas buenas no deberían envejecer nunca y debían permanecer siempre con nosotros, para iluminar nuestras vidas con sus sonrisas bondadosas y seguir transmitiéndonos su ternura y su alegría por la vida.

Yo siendo del levante bendigo las circunstancias que me han traído a éste rincón de Castilla, y a mis suegros debo mucho, porque ellos han transmitido a sus hijos esa bondad de corazón que ahora me acoge en su seno y me hace ser uno entre ellos.

Pasa el tiempo, y la realidad nos habla de que mis suegros irán a peor, que cada vez sus facultades irán a menos y poco a poco los canales de comunicación se irán obstruyendo, y nuestra incapacidad nos desesperará, y trataremos de acompañarlos y de retenerlos a nuestro lado con todas nuestras fuerzas.

Es inevitable, cuando no estén, seguirán estando en nuestros corazones y en nuestra forma de ser y sentir, porque no hay nada en la vida más importante que transmitir bondad, porque la mejor manera de equipar a los hijos es con libertad y con amor, y ellos han sido lo suficientemente sabios como para criar a sus hijos con libertad y amor.

Su herencia es poderosa, y su recuerdo será lo suficientemente fuerte como para mantenerlos vivos eternamente.