Te Necesito.

No, no creas que es por tí por lo que ahora estoy triste, porque no es así, estoy triste por multitud de causas en las que tú apareces sumando una más en la multitud de razones que tengo para estar triste, triste y fracasado.

Seguramente lo más importante para no sentirte fracasado esté en no marcar metas demasiado altas, metas que al estar fuera de tu alcance siempre te proporcionarán malestar y sensación de fracaso, pero son multitud los caminos que podemos recorrer en la vida, y las circunstancias varían a cada momento, y lo importante siempre, no es el éxito o el fracaso, lo que realmente importa es cómo nos sintamos nosotros, porque ¿cómo medimos el éxito en la vida? o ¿cómo se mide el fracaso?, todo es cuestión de ilusión o desilusión y más que nada, ¿estamos felices? y poder responder afirmativamente.

Antes vivía mejor, estaba lo suficientemente dormido como para no ver la realidad, y la vida transcurría tranquila en el convencimiento de que había cumplido las metas y todo estaba bién.

Ahora que la edad va avanzando he despertado, y ha sido un mal despertar.

He visto el camino recorrido y lo veo oscuro, toda una vida oscura, y no veo destellos de alegría, por no tener, no tengo ni recuerdos que merezcan la pena, y ante ésto ¿qué puedo esperar de lo que me resta de vida?.

Ya me veo convertido en un viejo que critica y odia a todos aquellos a los que mira desde abajo, a los que considera triunfadores, y si algo huele a excelente, a superior en formas y hechos, en ésos casos la sangre se vuelve veneno y el espítitu se subleva y la envidia aparece grande y poderosa, y todos los deseos de desgracias y de fracasos se apoderan de uno, y sólo deseas que los demás, todos los demás sean pequeños y miserables como tú mismo.

¿Comprendes querida?, cuando no conseguimos lo que creíamos tener, es cuando descubrimos ésa parte fea y oscura que entra a gobernarnos, y nos convertimos en enanos envidiosos y oscuros, y yo no quiero éso para mí, asi que por favor querida ¡sácame de éste pozo!.

Quizás sólo sea una percepción infantil, sí, creo que es éso, debo de hacerme adulto y mirar las cosas como son, sin exagerar las medida y quizás así logre salvar algo de mi.

Querida, no me abandones, te necesito más que nunca, para vencer en ésta postrera batalla por mi propia estima y la del mundo.