Ismael García Manzanares.

Ismael era un joven español de treinta y tres años que falleció el 20 de Abril de 2012 practicando buceo en el Cenote Chac-Mool de Tulum, en Cancún (Rivera Maya) México.

Ismael nació en Alcazar de San Juan hace 33 años y visitaba habitualmente Villanueva de Ávila pueblo en el que tiene familia y amigos.

De espíritu aventurero, vivió en Barcelona, Hamburgo y trabajó como instructor de buceo en Tailandia y Australia para terminar practicando su afición como instructor de buceo en Cancún en la Rivera Maya, dónde en el Cenote Chac-Mool encontró la muerte en compañíde dos ciudadanos brasileños.

Persona muy querida, amigo de sus amigos, entrañable y cercano, los que lo conocieron recuerdan sus “rastas” y su forma amable e independiente de moverse por la vida.

Ahora que la desgracia se ha cernido sobre él causándole la muerte, sus padres Eusebio y Ana y sus hermanos Ana y Carlos lloran su ausencia junto a todos los que lo conocieron.

Su familia se ha desplazado a México y se han encontrado con que cierto sector de la prensa amarilla y sensacionalista, sin contrastar lo que informa e irresponsablemente ha perjudicado injustamente la memoria de éste joven trabajador y honrado que no merece el trato dispensado por éstos medios, guiados posiblemente por intereses poco confesables.

A continuación trascribo el comunicado público hecho por la familia de Ismael:

“Ante las publicaciones aparecidas hoy, tanto en medios escritos de México como en internet, la familia del submarinista Ismael Garcia Mazanares quiere dejar patente su más profunda indignación por el trato que se está dando a tan desgraciado accidente.

Afirmamos con absoluta rotundidad que Ismael García Manzanares era un submarinista experimentado y responsable, muy reputado y ampliamente reconocido por su valía y su trabajo en diversos países del mundo.

Así mismo, queremos expresar nuestra repulsa por los siguientes motivos:

-La falta de sensibilidad demostrada por aquellos que han sido capaces de fotografiar al submarinista fallecido y hacer públicas  dichas imágenes, incluso antes de que su propia familia pudiera reconocer el cuerpo.

-La ausencia de rigor periodístico al publicar datos falsos o, cuando menos, no contrastados con la investigación que confiamos está llevando a cabo la policía de México. Las falsas acusaciones que se están publicando contra el buzo fallecido atentan a su honor, y serán denunciadas como corresponde ante los tribunales.

-La falta de escrúpulos de quienes han robado al fallecido todo su equipamiento que, mostrado en las fotografías ya mencionadas, no ha aparecido posteriormente.

Igualmente, consideramos que va a resultar muy perjudicada la imagen internacional del turismo en México. Si los medios de comunicación del país publican imágenes hirientes, así como datos y acusaciones falsas, habrá que advertir a los posibles turistas, no sólo españoles, del peligro que corren viajando a un país que no respeta la dignidad, la honestidad, la búsqueda de la verdad. Muy al contrario, se está mostrando como un país que comercializa con el dolor y la desgracia de quienes lo visitan.

Esperamos que se lleve a cabo una rigurosa investigación de lo ocurrido durante el accidente y durante el rescate, para esclarecer lo ocurrido y eliminar toda sombre de duda sobre el buzo que, insistimos, ha demostrado sobradamente su profesionalidad y responsabilidad.

Por último, pedimos respeto ante el dolor de la familia, respeto que no debería venderse nunca por la pasajera gloria de una exclusiva periodística.”

Descanse en paz Ismael.