Un Grito de Unidad

-Puedes darte cuenta fácilmente de lo que supone la vida para algunas personas, todo depende del lugar del planeta donde nazcan.

El país que la fortuna disponga para tu nacimiento va a condicionar tu vida entera.

Por eso yo no doy tanta importancia a las banderas, porque la que me ha tocado en suerte ha sido por puro azar.

Tampoco alimento sentimientos nacionalistas porque soy amigo de los derechos del individuo más que de los grupos o los territorios.

Los idiomas tampoco son de importancia para mí, lo que a mí  me importa es comunicarme con mis semejantes, el idioma que utilice me da igual, ojalá existiera un sólo idioma y todos los humanos nos comunicáramos con él.

Por eso amigo mi sueño es que de tener que existir alguna bandera ésta fuera la bandera de la Tierra que representara un gobierno Mundial bajo el que nos gobernáramos todos los hombres y mujeres bajo leyes justas para todos.

Pero por lo visto todavía existe la bestia nacionalista creadora de rencores y conflictos y alimentada por hombres pequeños y egoístas en sus pensamientos y aptitudes.

Ya sé que parece eterna la lucha entre el bien y el mal y que posiblemente la meta esté muy lejos, pero yo sólo tengo una religión, en ésa religión mis dioses son los hombres y mujeres y su templo  la Tierra.

Mujeres y Hombres de la Tierra Uníos.