Paso a Paso

-Sé que tú me animas a seguir, que siempre has sido mi apoyo principal y en la oscuridad me ayudaste a dirigir mis pasos y todavía después de tantos años sigues haciéndolo.

Yo he cumplido mi parte asistiendo a nuestras citas, pero reconozco que no es mérito mío sencillamente no tenía otra opción, no acudir a ésas citas hubiera supuesto la condena eterna a la oscuridad más tortuosa y temible.

Pasan los años y en nuestros rostros se van marcando los años pasados que ya van siendo muchos, pero yo siento como si todo empezara ahora en éste momento y que comienza un camino menos tenebroso y menos difícil de recorrer, mucho más parecido a la vida normal.

Al principio de nuestra vida necesitamos distinguirnos no formar parte de lo “normal” y para eso hacemos lo necesario, pero cuando la vida te coloca en un pozo tenebroso no tienes otra opción que tratar de salir sin pensar en otra cosa.

Todavía queda camino por recorrer y al volver la vista atrás veo que cualquier tiempo pasado fue mucho peor.