Hermano.

-Puede suceder que los problemas entre hermanos sean más difíciles de solucionar que los problemas entre personas que no tienen ningún lazo familiar, pero entre nosotros nunca se presentó un problema que no fuera rápidamente solucionado incluso antes de que se planteara.

Siempre supe que tú estabas ahí, detrás de mi, atento a mis problemas y dispuesto a ayudar, y así lo hiciste en la época oscura en la que la enfermedad invadió todo mi cuerpo y toda mi alma.

Las influencias exteriores nunca minaron nuestra unión, y aunque pasara mucho tiempo sin vernos y sin hablar, cuando nos juntábamos nos reíamos a gusto cada uno con las gracias del otro.

Siempre estuviste ahí, hermano, y sigues estando, para acompañar y para apoyar, yo sé a quién acudir si se presenta algún problema y tú sabes que siempre podrás contar conmigo.

“Tu eres mi hermano del alma, realmente el amigo”, como dice la canción, y éso me da tranquilidad, sabiendo que tú estás los problemas bajan de intensidad y son menos problemas.

Gracias por estar ahí, hermano querido.