Las Lenguas.

-¡Escúchame!, lo importante es poder comunicarnos, poder entendernos con otro ser humano, la forma o el idioma que utilicemos no tienen tanta importancia como el entendimiento con otros, sean de dónde sean, para mí lo ideal seria que en el mundo sólo existiera un idioma, han sido innumerables las lenguas que en el transcurso de la historia han desaparecido y éso ¿tiene alguna importancia?, ninguna, los idiomas pueden aparecer o desaparecer y nada importante cambia.

-Yo amo mi idioma, porque éste representa y me une a mi pueblo, forma parte de mí, de la historia de mi gente y nos da ésa forma particular de ser.

-Querido amigo, los humanos somos todos semejantes y ¿sabes una cosa?, no considero decentes a los que utilizan una lengua para crear diferencias y divisiones entre los pueblos, porque las diferencias siempre son superficiales y el fondo es el mismo en nuestra especie.

-A mí, me es más fácil amar a mi nación que amar a los humanos en general, porque estoy unido a mis padres y abuelos por lazos que no comparto con otros pueblos.

-Yo entiendo que los lazos que nos unen a nuestros antepasados son fuertes y lo comprendo, pero odio todo fanatismo capaz de inventar y favorecer diferencias con el único fin de medrar e inventar problemas dónde no los hay.

-Yo amo mi idioma.

-Yo amo lo humano.

-Yo quiero a mi tierra.

-Yo quiero a la Tierra en su totalidad.

-Yo soy diferente.

-Yo no soy más que un humano más.

-Yo pertenezco a un pueblo superior.

-Todos los pueblos son semejantes amigo.

-El mio no.

-El tuyo también.

-Yo necesito sentir que pertenezco a un pueblo superior.

-Éso lo explica mejor, sin embargo yo sólo soy un ser humano.

-Te conformas con poco.

-Yo creo que es suficiente.