El Culpable del Mal.

-Deberías saber que los humanos somos débiles y tú aprovechas nuestras debilidades para dominarnos y hacernos cometer actos terribles, no eres bueno y no deberías de existir.

-Querido humano, no debes de olvidar que éste mundo no lo cree yo, si no ése al que tanto admiras, tú eres como eres porque él te hizo así, y yo soy como soy porque el me creo así, si el mundo está mal hecho no me mires como culpable, porque el culpable es el Creador.

-¿Por qué te rebelaste?¿querías ser más grande que Dios?, podrías haber vivido tranquilamente dentro del orden establecido, trabajando por el bien, y procurando evitar el dolor y no trabajando en favor del sufrimiento.

-No creas que yo no sufro, no podía aguantar la magnificencia y la superioridad de un ser que era responsable de que yo lo odiara y quisiera tener más poder, él fue el último responsable de mi rebelión.

-Si tienes menos poder que él ¿por qué lo desafiaste?

-Pregúntaselo a él.

-Maldita dualidad de bien y mal-

-Yo no la creé.

-Cállate Satanás.

-Porque yo calle tú no vas a cambiar.

-¿Me dices que soy igual que tú?.

-Te digo que acallas tu conciencia culpándome a mi.

-Satanás ¿tú existes?.

-Éso tendrás que preguntártelo a ti mismo.

-Difícil me lo pones.

-La realidad es así.

-Me duele ésta realidad.

-A mí también.