Silvia.

¿Recuerdas los tiempos pasados?, aquellos en los que de tiempo en tiempo acudía en tu búsqueda, de forma acelerada, con el deseo de verte, para comentarte con ansiedad, con fuerza, todo lo que se pasaba por mi mente, y todo con toda la sinceridad que podía poseer en aquellas circunstancias.

¡Qué tiempos aquellos!, tú estabas en el hospital, y en cierta ocasión me vi rodeado por aquellos seres humanos privados de libertad, tras aquella puerta metálica, que como zombis me miraban, me tocaban y preguntaban, yo trataba de responder a sus preguntas, y quedaba impresionado de tu trabajo.

A tí te gustaba el trabajo de hospital, estar en la vanguardia de la medicina con enfermos crónicos a los que era tan difícil llegar, con los que comunicar algo sólo podía intentarse desde el sentimiento de comprensión y de afecto, ésas cualidades que siempre tuviste.

Yo, llegaba a tú hospital lleno de curiosidad, quería contarte algo que fuera interesante para tí y para mí, consideraba que mi mejor refugio en los momentos oscuros era en tu despacho, allí dónde tu figura se angrandecía y llenaba toda la planta.

Tu sensibilidad femenina, tu enorme inteligencia y tu amor por tu profesión y por el género humano, lo percibíamos los que estábamos tratados por tí, por éso cuando la noche se acercaba salía corriendo en tu búsqueda, para encontrar refugio, alivio y esperanza.

Esos tiempos quedan ya lejanos, pero se mantienen vivos en mi memoria.

Ahora desde la distancia y cuando nuestras actividades son distintas, yo recuerdo lo importantes que pueden ser algunas personas, que ejercen la profesión médica con verdadera dedicación y amor por sus pacientes.

18 comentarios en “Silvia.

  1. Es muy grato encontrarse con personas que aman lo que hacen, como Silvia, a veces son seres escasos y llegan a ser muy necesarios.
    Gracias por compartir tu experiencia, seguro que si Silvia puede hoy leerte se sentiría muy alagada.
    Un abrazo 🙂

  2. A veces no damos la importancia que tienen estas personas en nuestras vidas. Cuando estamos enfermos o heridos son los que tienen nuestras vidas en sus manos y para ellos es una gran satisfacción poder salvar una vida. Bonito recuerdo. Besos
    Ana

  3. Dice un dicho: ·”El médico no cura, pero consuela”
    Y es muy cierto.
    A veces solo necesitamos la simple presencia de alguien que sabes q te va a escuchar, SIn juzgar.
    Los amigos saben escuchar. Y por eso son necesarios
    Un beso grande Joaquin

  4. Es muy importante recordar a los que con su sola presencia, nos han acompañado dándones fortaleza en momentos en que la necesitábamos, para nosotros o para la familia. A los que aman verdaderamente su profesión, va éste recuerdo tuyo tan sincero.
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

  5. Con gente como Silvia da gusto. Hace no mucho mi enfermera, la que me corresponde, cuando fue a curarme la quemadura del brazo lo hizo con tan poco cariño que al arrancarme el apósito me llenó el bíceps de hematomas y, lo que es peor, me llamó subnormal. Me dió un montón de gasas y de historias para que me lo hiciera en casa, cuando una quemadura de 2º grado uno a sí mismo no se la puede curar ( y mucho menos en la zona en la que yo la tengo), es algo serio que implica, entre otras cosas, retirar la piel muerta todos los días y ni siquiera me lo explicó; de todos modos, aun sabiéndolo, habría sido imposible y muy doloroso. He estado haciéndome las curas, desde entonces, en el pueblo. Me han tratado con mimo y he solicitado cambio de médico (no me trata tampoco bien) y de enfermera.

    En los hospitales hay mucho dolor y soledad, no todo el mundo vale para ello.

    Perdona por haberme extendido tanto, Joaquín. 🙂

    Buen fin de semana.

    • En todo lo relacionado con la profesión médica es fundamental la vocación, que guste tu trabajo, porque la cuestión emocional y del buen trato es muy importante.
      Gracias por tu comentario, Zambullida.
      Un Abrazo 🙂 .

  6. TIENES RAZON JOAQUIN. AQUELLOS MEDICOS QUE HASTA AHORA ME HAN TOCADO, PARTINEDO DE MI MEDICA DE FAMILIA HASTA LA CIRUJANA QUE ME ATIENDE EN EL HOSPITAL, SON PERSONAS CON UNA DEDICACION CASI INFRAHUMANA, CON SENTIDO DEL DEBER, PACIENCIA Y CARIÑO. UN ABRAZO JOAQUIN

  7. Hay profesiones en las que si no tienes verdadera vocación mejor ni lo intentes, déjala pasar y centra tu tiempo en otra que no tenga una repersusión tan importante en las personas o en cualquier ser
    vivo. Cuando hablamos de salud, física o mental, estamos tratando nuestro mayor tesoro, la vida, cuidar de su calidad.

    Buen homenaje al mérito del buen profesional.

    Un besazo hemanito.

  8. Da gusto encontrarte con alguien que te comprenda, sobre todo en el ámbito médico, porque es ahí donde uno se siente desvalido y necesita de una mano amiga.
    Me alegro de que se cruzara en tu camino esta gran profesional.
    Un fuerte abrazo, Joaquín

  9. Apreciado Joaquín muy bellas tus palabras, considero tenemos muy buenos profesionales en la medicina y personal sanitario entregado en cuerpo y alma por el bienestar de sus pacientes.Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .