El pingüino del Ártico.

Yo soy un pingüino del Ártico.

Pero no paso frío.

Y no paso frío porque mi naturaleza me lo permite.

Si vosotros viviérais aquí pasaríais mucho frío y posiblemente moriríais en poco tiempo.

Porque yo soy un pingüino del Ártico y vosotros no.

Cada cual debe vivir en su ambiente.

En el ambiente que conoce y para el que está preparado.

Por éso yo conozco dónde puedo y cómo puedo vivir.

Debemos conocer nuestros límites.

Yo soy del Ártico y conozco y soporto sus temperaturas.

Tú quedate donde estás.

Es mejor para tí.

No te aventures en ambientes que ni conoces ni estás preparado.

Yo soy del Ártico.

Y tu no .

Las orejas al lobo.

Estoy viendo las orejas al lobo.

Pero estoy sereno.

Mientras guarde la serenidad no hay problema.

He tomado mis medidas.

Sabes que tengo mucha experiencia.

Y tengo buena compañía.

Mientra vea como buena mi compañía no hay problema.

Tu me conoces.

O por lo menos tratas de conocerme no en vano es tu profesión .

No faltan muchos días para vernos.

Y te alegrará si llego entero y de una pieza.

Yo soy tu responsabilidad y te gusta trabajar bien.

Y lo estás haciendo muy bien en tu parcela.

Aunque el trabajo de campo lo haga José María.

Yo estoy protegido por dos profesionales.

Y buenos.

Por éso me siento muy afortunado.