El jugador.

Yo soy jugador.

Y vivo de ello.

Juego a todo, loterías cupones etc.

Y sobre todo visito los casinos.

Es tal la excitación que siento ante la mesa de póker o ante la ruleta que no la cambio por nada.

La suerte me acompaña.

No siempre me acompaña la suerte  pero vivo del juego y vivo bien.

Ya sé que es un riesgo pero a mi me gusta el riesgo.

Es un vicio lo reconozco pero no podría vivir sin la emoción del juego.

¿Es un vicio?

Posiblemente sea un vicio pero yo no puedo vivir sin éste vicio.

Conozco el mal final de compañeros de juego.

Pero no me importa.

Yo vivo para jugar y siempre lo haré.