El partido.

No sólo de pan vive el hombre.

También son necesarias otras cosas.

Y un partido de fútbol entre Madrid y Barcelona es una de ellas.

No sólo de pan vive el hombre.

Por éso hemos construido estadios.

Estadios dónde dar rienda suelta a sus instintos.

Son templos de las emociones.

Y los llenamos y gritamos.

Y defendemos unos colores.

Seria ideal sustituir éstos escenarios por los campos de batalla.

Y jugarnos los conflictos en partidos de fútbol.

Se ahorraría sangre y sufrimiento.

Queridos somos humanos.

Y no vivimos sólo de pan.

Tú lo sabes.

Vienes y en tu mirada veo que lo sabes.

No me dices nada.

Pero sabes que yo también lo sé.

Hablé con el médico.

Sé la verdad.

Te sientas a mi lado y me acompañas y atiendes.

Nunca saldré de ésta habitación.

Todo está arreglado.

No quiero verte llorar como yo tampoco lo haré.

Me queda poco tiempo y no quiero que sufras más.

Y sé que tu tampoco quieres hacerme sufrir.