El Debate.

Debatir es bueno pero debatir para nada no cambia las cosas.

Salen unos maniquís entrenados.

Y hablan y gesticulan de lo aprendido de memoria.

Es el modo de manipular.

Porque debajo de sus palabras no hay nada que vaya a cambiar las cosas.

Y más que nada porque a nadie le importa cambiar nada.

Lo único que les importa es ocupar el sillón.

En realidad no quieren cambiar nada.

Porque saben que por encima de ellos hay poderes superiores.

Y saben que sí desafían a ésos poderes superiores serán apartados de los posibles sillones.

Y el pueblo ve y escucha.

Y el pueblo también es responsable.

Porque parece que no quiere que nada cambie.

Y al final todos duermen tranquilos.

Porque se engañan diciéndose he encontrado mi candidato.

Y mintiendose se duermen.

Y al día siguiente nada ha cambiado.