El enfado.

Uno puede enfadarse con las personas queridas.

Y uno puede enfadarse con los conocidos.

Pero el peor enfado es cuando te enfadas con el mundo.

Porque hay mucha maldad en el mundo.

Porque los poderes reales que dirigen el mundo son demasiado malvados.

Y esos demasiado malvados tienen demasiado poder.

A lo largo de la historia se han desecho de los molestos.

Y siguen haciéndolo.

Por éso estoy enfadado con el mundo.

Pero el mundo esta formado por humanos y los humanos son así.

Al mundo del poder le da igual mi enfado.

Porque ellos están muy por encima.

Y una pequeña gota de agua no inquieta al Océano.

Queridos somos así.

Por éso el mundo no cambiará y seguirá gobernado por el egoísmo y el mal.

Y nosotros manipulados por ésos poderes.

Es nuestro destino querid@s.