Miedo al terror.

Al terror se le tiene miedo.

De hecho el terror es algo más grande que el miedo.

Pero tranquilos.

Porque nos da igual vivir con miedo que sin él.

Porque no podemos adivinar dónde está el peligro.

Por lo tanto olvidaros de vivir con miedo.

Sabéis nunca sabemos dónde podemos tener un accidente.

Aunque vivamos en la paz más segura.

Por éso olvidaros del miedo

Olvidaros porque no podemos vivir encerrados en casa.

Queridos olvidaros ya sabéis que es imposible vivir con miedo.

Si nos toca la desgracia.

La asumiremos no hay otra opción.

Mientras tanto hagamos nuestra vida normal.

Es nuestro deber.

Tenemos profesionales que luchan por protegernos.

Nosotros debemos vivir como siempre.

Por nuestro bien y el de todos.

La vida sencilla.

Yo tengo una vida sencilla.

Y estoy a gusto.

Porque en las cosas pequeñas encontramos la felicidad.

Sin embargo nos gusta complicarnos la vida.

Los humanos cuando llevamos mucho tiempo tranquilos necesitamos complicarnos la vida.

¿Por aburrimiento?.

No despreciemos el aburrimiento.

¿Porque somos malos?.

No desprecios la maldad del humano.

Pero cuando hemos pasado décadas de paz y progreso siempre surge alguien que protesta.

Yo amo la tranquilidad.

Y la deseo.

Pero vivo rodeado de seres humanos.

Y los seres humanos de tarde en tarde necesitan de conflictos.

Algunos de ellos sangrientos.

El pingüino del Ártico.

Yo soy un pingüino del Ártico.

Pero no paso frío.

Y no paso frío porque mi naturaleza me lo permite.

Si vosotros viviérais aquí pasaríais mucho frío y posiblemente moriríais en poco tiempo.

Porque yo soy un pingüino del Ártico y vosotros no.

Cada cual debe vivir en su ambiente.

En el ambiente que conoce y para el que está preparado.

Por éso yo conozco dónde puedo y cómo puedo vivir.

Debemos conocer nuestros límites.

Yo soy del Ártico y conozco y soporto sus temperaturas.

Tú quedate donde estás.

Es mejor para tí.

No te aventures en ambientes que ni conoces ni estás preparado.

Yo soy del Ártico.

Y tu no .

Las orejas al lobo.

Estoy viendo las orejas al lobo.

Pero estoy sereno.

Mientras guarde la serenidad no hay problema.

He tomado mis medidas.

Sabes que tengo mucha experiencia.

Y tengo buena compañía.

Mientra vea como buena mi compañía no hay problema.

Tu me conoces.

O por lo menos tratas de conocerme no en vano es tu profesión .

No faltan muchos días para vernos.

Y te alegrará si llego entero y de una pieza.

Yo soy tu responsabilidad y te gusta trabajar bien.

Y lo estás haciendo muy bien en tu parcela.

Aunque el trabajo de campo lo haga José María.

Yo estoy protegido por dos profesionales.

Y buenos.

Por éso me siento muy afortunado.

Los puntos de apoyo.

Todos tenemos nuestros puntos de apoyo.

Son los lugares o las personas con las que contamos en ésta vida para afrontar los problemas.

Y así caminamos por ésta vida.

Unos tenemos más o menos puntos de apoyo.

Pero normalmente son pocos.

Son nuestra pareja, nuestra familia y nuestros amigos.

Éstos puntos son más o menos fuertes y puede suceder incluso que tengamos dos o sólo uno incluso.

Por eso no es extraño ver personas sin ningún punto de apoyo.

Y las que no tienen ningún punto de apoyo normalmente están hundidas y abandonadas.

Pueden ser incluso gente abandonada en la calle.

E incluso con problemas mentales.

Por eso no nos creamos tan fuertes porque nadie está libre de verse sin ningún punto de apoyo.

Y si nos quedamos sin ningún punto de apoyo nadie sabe lo que nos puede pasar y dónde podemos terminar.

Por eso queridos creo que debemos pensar más en los débiles.

Porque puede suceder que ése débil sea tan fuerte como nosotros.

Sólo que las circunstancias y los apoyos le faltaron.

Queridos todos somos o deberíamos ser hermanos.

Por eso comportémonos como tales.

Los papeles en regla.

Querida nunca nos importaron los papeles.

Y quizás si nos hubieran importado ahora no estaríamos juntos.

Pero llevamos más de treinta años juntos.

Y no es que nadie nos los pida pero yo quiero que en algún lugar conste que te quiero.

Porque puede suceder que si yo falto no te quede nada mio.

Y que nadie sepa que durante toda mi vida fuiste todo para mi.

Por éso y sólo por éso te hablo de los papeles en regla.

Pero tranquila los papeles nunca podrán hablar ni reflejar sentimientos.

Sólo podrán hablar de valores materiales.

Y aunque los valores materiales son importantes.

Lo nuestro siempre estuvo muy por encima.

Gracias por acompañarme.

Durante toda una vida.

Un día triste.

Sabéis hoy es un día triste.

Es un día triste porque yo vivo en España.

Y en España que el nacionalismo viva es una desgracia.

Mi vida sigue como la de todos los ciudadanos, mis hermanos.

Pero por desgracia hay mala gente.

Ésa  mala gente son los separatistas.

Tienen preparadas sus medidas violentas

Y no es difícil adivinar que las utilizarán.

¿En nombre de qué?.

En nombre de figurar.

La corrupción anida en los nacionalismos.

Queridos ¿habéis visto la pinta que tienen los separatistas?.

Pues es verdad son malos son los malos.

No tienen ni una virtud y yo los aborrezco.

Queridos la historia es así de vez en cuando hay muerte en las calles.

Muerte por lo malo del humano.

La gran desgracia es que el nacionalismo y la maldad vayan juntos.

Pero tranquilos los humanos somos así.

Y no lo podemos evitar.

Todos los días a ésta hora.

Hoy como los últimos días desde hace un tiempo me comunico con vosotros.

Deseo que llegue ésta hora.

Hoy vengo de la habitación donde vive desde hace demasiado tiempo el timonel de mi vida.

El timonel de mi vida es y ha sido mi padre.

Me dio la vida.

Y me dio una forma de ser.

Ahora es muy mayor.

Y como es muy mayor siento pavor.

Y siento pavor por lo que marca la ley de vida.

Y tengo miedo a la ley de vida.

Porque ésa ley de vida puede dejarme demasiado solo .

Por éso hoy os hablo de refilòn del tema.

Sois mi refugio.

Vosotros leyendo lo que se me ocurre sois mi consuelo.

Sois mi consuelo en la distancia.

Y por éso os quiero a tod@s.

Os quiero en la distancia.

Abrazos a tod@s .

El solitario acompañado.

Yo vivo más o menos aislado.

Y vosotros lo respetais.

Pero en el fondo me siento muy acompañado.

Acompañado por todos vosotros.

Yo me encierro.

Y vosotros respetàis mi encierro.

Pero tenemos un canal de comunicación que conozco yo y vosotros

Y nos hacemos compañía.

Yo tengo mi forma de comunicarme y vosotros lo sabéis.

Y sois libres de atenderme o ignorarme.

Y yo lo sé.

Y confío en vosotros porque me atendais o no es indiferente.

¿Sabéis porqué es indiferente?

Porque vosotros me caeis bien.

Y sé que yo a vosotros también .

El jugador.

Yo soy jugador.

Y vivo de ello.

Juego a todo, loterías cupones etc.

Y sobre todo visito los casinos.

Es tal la excitación que siento ante la mesa de póker o ante la ruleta que no la cambio por nada.

La suerte me acompaña.

No siempre me acompaña la suerte  pero vivo del juego y vivo bien.

Ya sé que es un riesgo pero a mi me gusta el riesgo.

Es un vicio lo reconozco pero no podría vivir sin la emoción del juego.

¿Es un vicio?

Posiblemente sea un vicio pero yo no puedo vivir sin éste vicio.

Conozco el mal final de compañeros de juego.

Pero no me importa.

Yo vivo para jugar y siempre lo haré.