El pescador.

Yo soy pescador como lo fueron mi padre y mi abuelo.

Vivo en la costa de éste inmenso mar.

Aquí en éste pequeño pueblo todos sómos pescadores.

Arreglamos nuestras redes y salimos a la mar.

A mi me gusta llamar a éste océano la mar, porque el agua es femenina.

Ella acaricia mi frágil barca y me facilita los peces que son nuestro alimento.

Muchos jóvenes se han marchado.

Mis hijos salieron muy de mañana en una pequeña embarcación rumbo a Europa.

Sólo quedamos los mayores.

Ya casi no podemos pescar.

Ellos dijeron que nos ayudarán desde Europa pero sé de muchos que marcharon y nunca volvimos a saber nada de ellos.

El agua balancea mi barca.

Tengo unos peces capturados.

Hoy tenemos cena.

¡¡Mañana Dios dirá!!.

Ahora también eres mi pueblo.

Estoy en la puerta de casa.

Miro al cielo y te veo amiga Luna.

Me separo un poco de la puerta y te veo encima de casa.

Estás encima de nuestra casa del pueblo.

Porque lo que es de ella es mío también .

Éste pueblo es de ella.

Ella me trajo aquí.

Tu ahora eres mi pueblo.

Sabes pueblo tienes un bello cielo.

Sabes te agradezco que me recibieras con el afecto y calor de tus personas mayores.

Muchas de ésas muy queridas personas mayores ya no están.

Pero viven en mi memoria.

Yo ahora voy siendo persona mayor y te quiero y quiero decirte que eres mi pueblo.

Necesito darte las gracias.

Necesito ayudarte a ser el mejor pueblo.

Aunque ya lo eres porque la tienes a ella y al resto de vecinos.

Sí puedes llevarte bien con todo el mundo.

Querido amigo puedes llevarte bien con todo el mundo.

Necesitas pocas condiciones.

Primero conocer a los hombres y mujeres.

Saber que les agrada y que no soportan.

Con éso tienes un camino recorrido.

Luego saber que no debes presumir de nada si no ser humilde.

Debes dejar que ellos te hablen de sus logros y alabarlos.

Tu permanece callado sobre los tuyos.

Debes ser como el agua y el junco.

El junco es flexible ante los vientos.

Y el agua sigue su camino eludiendo los enfrentamientos.

Si eres humilde.

Y si escuchas.

Podrás llevarte bien con todo el mundo.

Y no sólo éso sino que podrás ayudar

En la concordia y el entendimiento.

Querido amigo vive.

Con éstos simples consejos vivirás mejor y más feliz.

Y te llevarás mejor con tod@s.

O casi tod@s.

Yo me llevo bien con todo el mundo.

Qué cosa más curiosa.

Sabes me sorprende mucho que te lleves bien con todo el mundo.

Porque pienso que es imposible caerle bien a todo el mundo.

Por éso es imposible que todos nos caigan bien.

Por éso o tienes unas grandes tragaderas o eres idiota o un gran falso.

Sabes yo procuro mantenerme prudentemente al margen.

Porque tener amistad con todos es imposible.

Y es imposible porque con unos o con otros tendrás que ser falso.

O sencillamente mantener una relación muy superficial.

Una relación de hola y adiós.

Por éso es mejor vivir un poco al margen.

Y no presumir que tú te llevas bien con todo el mundo.

Porque sencillamente estas mintiendo.

El Astronauta.

He pasado años preparándome.

Esta misión era muy importante.

Navegamos lejos muy lejos.

Ahora estamos en un mundo lejano.

Allá al fondo un pequeño punto blanco es nuestra tierra.

Un insignificante puntito blanco es nuestro hogar.

El hogar de todos los humanos.

Éste lugar es inhóspito y podemos vivir gracias a nuestros trajes.

El viaje es largo.

Estamos sólos.

Ponemos las bases para un futuro que nos lance más lejos en éste infinito Universo.

Hablo con un compañero.

El vé en éste escenario la grandeza de Dios.

Yo sólo puedo ver la pequeñez de los humanos.