¡¡Cómo pasa el tiempo!!.

Me miro a mi mismo.

Me fijo en el espejo y en mi edad.

Ha pasado mucho tiempo desde que nací.

Mis amigos de infancia están muy lejos en el tiempo.

Las décadas han corrido sin darme cuenta.

Que cantidad de personas queridas ya no están porque el tiempo y la edad se las llevaron.

¿Cuánto tiempo me queda?.

No lo sé ninguno lo sabemos.

Pero ya es mucho menos.

Pero hay que aprovecharlo.

Porque el día a día es importante.

Sabes nos queda un consuelo todos vamos juntos por la vida, cada generación con su generación.

Luego al igual que nos pasaron el relevo nosotros lo pasaremos a nuestros hijos.

Con la conciencia del deber cumplido.

Luego dormiremos para siempre en paz.