El melocotonero.

Yo quería volver bajo aquel árbol.

Fué allí donde te hablé de mi amor por ti.

Por éso quería volver.

Te llamé.

Quedamos a los pies del melocotonero.

Yo me preparé y viajé.

Busqué nuestro árbol pero no lo encontré.

Tampoco te encontré a tí.

Y desolado traté de encontrar una explicación.

Pregunté y me dijeron que el melocotonero había sido cortado.

Ya no estaba nuestro árbol.

Luego te llamé a ti.

Me dijiste que no podías venir que estabas prometida a otro hombre.

Todo mi árbol y tú ya no estábais.

Mi corazón se entristeció por el árbol y por tí.

Ya no tenía nada.

Y todo en poco tiempo.

La vida a veces puede ser muy cruel.

Agaché la cabeza y tome el camino de regreso.

Todavía pienso en tí y en nuestro árbol.

Y no sé si lo siento más por tí o por él.