La rueda de la vida.

Yo pensaba en todos.

Quería el bien de tod@s.

Por éso y sólo por éso me presenté a alcalde del pueblo.

Y gracias a vosotros salí elegido.

Ahora trato de cumplir mi intención y llegar a tod@s.

Pero me doy cuenta de que llegar a tod@s es imposible.

Y es imposible porque en ocasiones (demasiadas) lo que favorece a unos perjudica a otros.

Os diré que estoy arrepentido.

Que no tenía que haberme presentado a alcalde.

Y menos haber salido elegido.

No sirvo para ésto.

Son demasiados disgustos.

Yo quiero entender a todos y éso en éste puesto es imposible.

Hay que tomar partido y apoyar a unos e ir en contra de otros.

Os confieso que me arrepiento

Y pido perdón a los que haya podido perjudicar.

Os aseguro que nunca volveré a ser vuestro alcalde.