El camión destartalado.

A mi me gustaba el asiento del volante.

A todos nos gustaba el volante de aquel viejo y destartalado camión.

Creo que aquel camión abandonado hizo más kilómetros con nosotros que durante su vida útil.

Al final siempre terminamos en su cabina.

Los días de lluvia era especialmente acogedora.

Viajamos a muchos lugares.

Y nuestra imaginación el camión y aquel volante nos trasladó a otros mundos y lugares desconocidos.

Un día desde la otra acera vimos desconsolados como una grúa se llevaba nuestro camión.

No por favor ¡¡no se lo lleven!!.

Pero nuestra voz no valía.

Aquel día nuestro camión destartalado desapareció para siempre.

Nosotros lo lloramos desconsoladamente.

14 thoughts on “El camión destartalado.

  1. Muy bonito relato, para un camionero significa muchísimo esa herramienta no sólo por lo que le aporta si no porque pasa horas en el y tiene su vida compartida con el,con razón que se diga Joaquín que el coche,la mujer y la cartera para el dueňo es.Un beso apreciado amigo

  2. Me ha gustado mucho este microrrelato, Joaquín. Tal vez porque me trae recuerdos de mi infancia, de nuestra infancia: ¿quién no ha tenido vivencias similares? Bueno, me refiero a los que pasamos ya de los “…taitantos” años. Los niños, desde hace no sé cuántos años, ya no juegan en la calle y lo único que quieren son los videojuegos. Un abrazo: emilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s