El hombre caracol.

Había un hombre que se creía caracol.

Se creía caracol porque no se fiaba y tenia miedo.

Los otros humanos para él eran peligrosos.

Cuando había sol salia tímidamente y se comunicaba.

Pero a la menor sospecha de peligro se refugiaba en su caparazón.

El pobre no sabía que su débil caparazón podía ser aplastado por un simple pisotón.

Y así vivía.

Pero nunca abandonó su caparazón.

Un día paseando arrastrando su caparazón un niño corriendo y sin darse cuenta lo aplastó.

Nunca nadie lo volvió a ver.

Y nunca nadie lo echo de menos.

10 thoughts on “El hombre caracol.

  1. Muy bonito apreciado Joaquín, un humano que paso por esta vida desapercibido y fugaz,una lástima,los miedos nos paralizan en exceso en ocasiones y circunstancias. Un fuerte abrazo

  2. Wimpi, que fué un escritor nuestro, le llamaba a su mujer, caracol porque llevaba la casa acuesta. Somos muchas las mujeres, las que nos refugiamos en la casa.
    Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s